CERVEZAS ROJAS: UN COLOR Y SABOR ‘ÚNICOS’

El universo cervecero es tan variado que un beer sommelier podría identificar más de cien estilos de cerveza distintos, en base a los ingredientes de sus recetas –maltas, lúpulos y levaduras– y a las características organolépticas de cada uno de esos estilos.


Características de la ‘CERVEZA ROJA’

Sin embargo, la mayoría de los consumidores no suelen conocer al detalle todas esas combinaciones de ingredientes y procesos y por ello manejan principalmente una sencilla clasificación cervecera que atiende al aspecto de cada líquido. Así, hablamos de cervezas rubias o doradas, de cervezas negras, de cervezas tostadas y de un subgrupo de estas que denominamos cervezas rojas.

Las cervezas rojas forman una categoría que puede abarcar diferentes estilos cerveceros, pero que presentan el denominador común del color rojizo, gracias a un proceso específico en la elaboración de algunas de sus maltas, que implica el control de las temperaturas, tiempos y niveles de humedad durante las etapas de malteado y tostado. 

Una combinación de maltas con matices rojizos y la utilización de un pequeño porcentaje de cebada tostada sin maltear dará como resultado una cerveza roja, cuya intensidad de tono dependerá de las respectivas proporciones.

AROMAS Y NOTAS CARACTERÍSTICAS 

Los aromas de cereal tostado y caramelo son bastante frecuentes entre la mayor parte de estas cervezas. 

En muchas de ellas la maltosidad predomina sobre las notas de lúpulo o las producidas por la levadura durante la fermentación, pero no todas ofrecen el mismo perfil. Por ejemplo, en las cervezas rojas irlandesas destacan las notas suaves afrutadas y de caramelo, mientras que en algunas lager intensas, como las bock alemanas, los aromas apuntan más hacia el cereal tostado.

De otro lado, en la tradición belga, las cervezas rojas de abadía se caracterizan por toques afrutados más intensos y notas especiadas. Y, por último, en el universo craft podemos encontrar, entre otras, las Red IPAS, donde los aromas del lúpulo y el amargor reclaman casi todo el protagonismo.

En resumen, si nos decidimos a explorar el mundo de las cervezas rojas vamos a encontrar algunas similitudes y no pocas diferencias entre ellas, como nos sucedería si exploramos, por ejemplo, los vinos tintos de distintas regiones y variedades de uva. Aquí os dejamos algunas sugerencias, al alcance de vuestra mano en el lineal, con las que comenzar esa divertida exploración:

Alhambra Reserva Roja (7,2%) una cerveza inspirada en el estilo bock alemán, elaborada con maltas tostadas que le aportan cuerpo y matices ligeramente afrutados.

1906 Red Vintage (8,0%), conocida como ‘la colorada’, es una cerveza lager de gran intensidad en el paladar, con notas suaves de caramelo y un amargor balanceado.

Magna 0,0 Tostada (0,0%) porque también hay cervezas rojas sin alcohol, como esta 0’0 con aroma de mosto y caramelo y un característico color rojizo.

¡Salud!

Julio Cerezo - Beer Sommelier

Director de Sabeer Academia de la Cerveza